• [A-]
  • [A]
  • [A+]
  • [C]

Columna

  • lunes 20 de julio de 2015

    Ministra Claudia Pascual en radio Futuro: “El proyecto que despenaliza la interrupción del embarazo no impone una opción, sino que abre posibilidades”

    Ministra Claudia Pascual en radio Futuro: “El proyecto que despenaliza la interrupción del embarazo no impone una opción, sino que abre posibilidades”

    Freddy Stock (FS): La votación  del proyecto de ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales, se postergó para el 4 de agosto en la comisión de Salud de la Cámara. Para conocer cómo va el proyecto, cuáles son las presiones que hay, cuál es el rumbo que está tomando, se lo preguntamos aquí en el estudio a la ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Claudia Pascual. Ministra ¿cómo definiría ahora el rumbo que está tomando esta discusión?

     

    Ministra Claudia Pascual (CP): Bueno, en primer lugar lo que yo plantearía es que como Gobierno hemos enviado un proyecto de ley al Parlamento para poder despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales. Y cuando decimos despenalizar estamos hablando de que no es la legalización del aborto a todo evento, sino que es exceptuar de la consideración de delito la interrupción del embarazo en el caso de estas tres causales.

    En ese sentido, yo quisiera destacar que el gobierno sigue teniendo la convicción de que hay que legislar sobre este tema, que hay que dar cuenta de una realidad de país, la ciudadanía además se manifiesta a través de los distintos estudios de opinión a favor de avanzar en un debate de este tipo y de que sea ley. Yo quisiera incluso decir que todos los estudios de opinión y encuestas que se han hecho, tanto desde el año pasado a la fecha, siguen ratificando que tiene un amplio respaldo en estas tres causales específicas, las mismas que ha mandado el proyecto de ley del gobierno por sobre un 70%, estamos en ese rango en cada una de estas tres causales.

    Por lo tanto, nosotros estamos hoy día en el Parlamento con aquello, está en la Comisión de Salud, se ha escuchado a una gran cantidad de organizaciones. Yo quisiera decir que aquí ya van más de 50 representaciones de organizaciones de la sociedad civil, de organizaciones de mujeres, gremios, del mundo académico, abogados/as, universidades, etc., por lo tanto se han expuesto los distintos puntos de vista de los distintos actores y actrices de nuestra sociedad y, en ese sentido, ha sido un debate bastante amplio, que es lo que le interesa a la Presidenta.

     

     

    FS: De la Iglesia dijeron que no fueron muy escuchados. Me imagino que fue una de las causas por la cual la DC pidió también la prórroga.

     

    CP: No, no. Nosotros lo que entendemos como Gobierno es que efectivamente hubo una solicitud formal, lo explicó tanto el ministro Segpres como también el propio vocero de Gobierno, fuimos parte la semana pasada todos los ministros que estuvimos ahí, pero más allá de la postergación o no en ese día, yo quisiera decir dos cosas bien claras. Uno, es que está la voluntad del Gobierno de seguir tramitando este proyecto de ley, prueba de ello es que coloca urgencia simple para que se pueda dar la votación el día 4 de agosto. Y, en segundo lugar, es que efectivamente nos interesa darle viabilidad a este proyecto y si eso implica no tener la excusa que si se votaba ese día no se contaba con viabilidad a posterior, nos interesaba por supuesto a nosotros darle esa viabilidad y, por lo tanto, en ese sentido se tomó la decisión.

    Yo quisiera en esto plantear que aquí hay distintas opiniones, aquí hay distintas convicciones, este es un proyecto que es complejo independiente de las posiciones que tenga cada uno a nivel personal en nuestro país y que va a ser un debate bastante apasionado y a nosotros lo que nos interesa es que efectivamente aquí se manifiesten las distintas opiniones, pero que también se entienda la gran fortaleza que tiene este proyecto y quiero decirlo con mucha transparencia. Y la fortaleza que tiene es que no le impone a nadie qué decisión tomar en caso de encontrarse en una de estas tres causales, que es en riesgo de la vida de la mujer que va a ser madre, en el caso de inviablidad fetal extrauterina y en el caso de tener un resultado de embarazo luego de una violación. No impone opción, sino que abre posibilidades. Y aquella que decida mantener tendrá todo el apoyo de las políticas públicas. Aquella que decidiera interrumpir debe tener también todo el apoyo de las políticas públicas. Eso es lo que busca el proyecto. Nada más y nada menos.

     

     

    FS: De las tres causales ministra que usted acaba de decir, sin duda, que la piedra de tope de todas es en caso de violación. ¿Qué diferenciaría un aborto en caso de violación a un aborto simple? ¿Solamente el hecho de que la mujer haya sido violentada?

     

    CP: Que ya me parece una tremenda gran diferencia.

     

     

    FS: ¿Desde el punto de vista del feto, desde el punto de vista de no nato?

     

    CP: Yo creo que aquí nos estamos haciendo cargo como Gobierno de una realidad que es compleja en nuestro país. La realidad de la violencia sexual en nuestro país es muy compleja. Tenemos hoy día situaciones de violencia, de agresiones sexuales tremendas, no sólo la sufren las mujeres, quiero decir que aquí también hay una agresión y una violencia sexual  hacia hombres en menor cantidad en términos de magnitudes, pero la sufren hombres. Y la violación y la agresión sexual que se produce hacia las mujeres en nuestro país no son temas ampliamente abordados desde la agenda pública, no son temas en que además tengamos un respaldo como sociedad y como cultura para que no se produzcan y que además se le crea, y, por lo tanto, aquí cuesta bastante que la gente no ponga en duda la palabra de las mujeres y a mí me parece que esta es una de las situaciones de las cuales hay que hacerse cargo. No se le puede obligar a una mujer a interrumpir un embarazo si es que ella quiere mantenerlo, pero tampoco se puede obligar a una mujer de no querer continuar con un embarazo producto de una violación, mantenerlo.

     

     

    FS: Usted hablaba ministra que se conversó con mucha gente antes de elaborar este proyecto, ¿Se conversó con gente que haya sido violada y que haya sido obligada a tener su hijo? ¿Tiene algunos casos de esos?

     

    CP: O sea, casos para todas y cada una de las causales hay y conocemos. Casos que han optado tanto por tenerlos que son en general la única opción que existe en nuestro país hoy día, y yo quiero destacar eso como un hecho de realidad. Y también hemos sabido, nosotros no abrimos ninguna línea telefónica para poder hacer este tipo de comentarios, pero nos han llegado algunos… se manifestaron en la prensa inclusive, relatos donde en general lo que más nos llegaba era este tema de no hay opción en este país en este minuto para estas tres causales. Y, por lo tanto, eso es lo que le interesa al Gobierno, poder abrir posibilidades y poder abrir opciones, no imponer ninguna visión.

     

     

    FS: ¿Qué le parece la actitud que ha tomado la DC como partido de gobierno en este tema puntal, en esta prórroga?

     

    CP: Nosotros entendemos que las distintas identidades políticas y los distintos partidos tienen posiciones en relación con las distintas temáticas que se abordan a propósito de libertades individuales, a propósito de temas tan relevantes como la despenalización del aborto en caso de tres causales. Nosotros como gobierno hicimos dentro del comando una discusión programática que nos llevó a comprometernos a poder enviar un proyecto de ley que despenalizara en estas tres causales en la cual todos y todas las identidades estuvieron de acuerdo. Por lo tanto, nosotros entendemos que estas visiones son bien difíciles de instalar de manera tan unívocas en términos de las posiciones que pueden haber diversas posiciones, por eso es que nos interesa garantizar que haya viabilidad en la discusión del proyecto, que efectivamente se permita seguir debatiendo este proyecto, que se permita también entender que este es un proyecto que abre posibilidades, que abre opciones, y que no mantiene la situación y la única opción que existe en nuestro país hoy día que es la penalización total y absoluta.

     

     

    FS: Entrevistamos al diputado Nicolás Monckeberg aquí y dijo que en el Estado prácticamente no hay ningún tipo de ayuda para las mujeres que habían sido violadas.

     

    CP: Eso no es cierto. Nosotros tenemos dispositivos que se hacen cargo de  las mujeres que han sido agredidas y sujetas de violencia sexual. Hay centros, dispositivos específicos que se trabajan de conjunto entre Sernam y el Ministerio del Interior, como los centros de violencia sexual, los CAV, como también existen apoyos y programas, no del todo suficientes, y si este proyecto da la posibilidad y la oportunidad de fortalecer también la atención y el acompañamiento o la forma de dimensionar lo que una mujer necesita en caso de que sea víctima de violencia sexual, por favor bienvenido sea. Y eso es algo que a nosotros nos parece importantísimo. Pero aquí hay dispositivos, hay políticas públicas, aquí hay un Ministerio de Salud operando, aquí hay Ministerio del Interior, aquí hay un Sernam, o sea hay una serie de institucionalidades que todavía se tiene la posibilidad en primer lugar de hacerse cargo del trauma que implica el ser violada o tener una agresión sexual.

    Ahora, yo insisto, estos temas son temas que son poco trabajados en la agenda pública, son temas que no los conversamos, que son a veces muy soterrados, muy escondidos, donde además también la realidad de la violencia sexual en nuestro país lamentablemente es bastante más de lo que una quisiera, con personajes que no son tan extraños a la víctima, algunos bastante cercanos y parientes y, además, una realidad de violencia sexual en particular con menores de 18 años muy compleja.

     

     

    FS: ¿Por qué es oculta esa cifra? ¿Por qué no se da a conocer? ¿Qué nos falta ahí para destapar esa realidad?

     

    CP: En primer lugar yo creo que hay que ponerse en los zapatos de una persona que ha sido violentada sexualmente. No es fácil asumirlo, no es fácil decirlo, no es fácil denunciarlo. Hay miedo, hay una situación de vulneración de tu derecho y de tu intimidad tan tremenda que no todo el mundo tiene la capacidad de poder contarlo, de sentirse seguro para contarlo.

    Cuando tenemos además una cultura en nuestro país que es machista y que responsabiliza… o sea cuántas veces hemos escuchado, entre chiste y en serio, “ah pero es que andaba con la mini muy corta”, “ah pero es que usaba el escote muy abajo”, “ah pero es que ella andaba provocando”. Cuando se justifica en nuestra cultura el que la que es agredida sexualmente provoca y no se condena de manera abierta cualquier situación de violencia sexual, no hay situación y perdona el término coloquial que voy a ocupar, que alguien diga sabes que a mí me va a apañar, mi comunidad, mi sociedad, mi cultura, se siente miedo. Entonces, por lo tanto yo lo primero que quiero plantear es que aquí hay que dar también señales de que vamos a condenar con mucha fuerza las violencias sexuales, vamos a tratar efectivamente de reparar el daño en caso de que ocurra, pero también al mismo tiempo queremos tener una cultura que pueda prevenir. Nosotros no podemos seguir educando a nuestras niñas a nuestros niños en que tienen que actuar a la defensiva para que alguien no los acose sexualmente en la calle, para que alguien no te traspase ese metro cuadrado todos los días.

Copyright © 2017 . Servicio Nacional de la Mujer | Mapa del Sitio | Gobierno de Chile | Politica de Privacidad
XHTML 1.0 Transitional | CSS 3
AVISO