• [A-]
  • [A]
  • [A+]
  • [C]

Columna Claudia Pascual Grau, Ministra Directora del Servicio Nacional de la Mujer

  • martes 24 de noviembre de 2015

    Detengamos los femicidios

    Detengamos los femicidios

    Columna publicada en Diario La Tercera
     

    Este 25 de noviembre conmemoraremos un nuevo Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las mujeres y nuestro país no es excepción a la situación mundial: las mujeres siguen viviendo violencia, independiente de la región donde vivan, de su situación socioeconómica, nivel de estudios, etnia, color de piel o edad.
     
    Como Servicio Nacional de la Mujer y futuro Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, hemos lanzado una nueva campaña de sensibilización y concientización haciendo un llamado a la sociedad a actuar contra la violencia y detener los femicidios, pues necesitamos tomar conciencia y desnaturalizar las acciones violentas de nuestro comportamiento.
     
    Según datos del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe de la Cepal, 1.678 mujeres fueron asesinadas por su condición de tal en 14 países de América Latina y cuatro del Caribe. De ellos, en Sudamérica Colombia suma 145, Ecuador 97, Perú 90, Paraguay 32 y Uruguay 24. En tanto, en Centro América Honduras cuenta con 531 femicidios, en contraste con Costa Rica, que suma 14; por su parte, Guatemala registra 217, El Salvador 183, República Dominicana 138 y Puerto Rico 44. En el caso de Chile, cada año alrededor de 40 mujeres mueren asesinadas por sus parejas o ex parejas y alrededor de 100 logran sobrevivir a brutales ataques.
     
    Pero esto no es un asunto de cifras: son vidas de mujeres que se pierden, hay familias que sufren, proyectos de vida que se truncan y toda una comunidad que se ve afectada y conmovida.
     
    La violencia contra las mujeres no es responsabilidad de quienes la sufren, sino que es una conducta aprendida en nuestra cultura y, por lo mismo, se nos hace invisible pues está normalizada. Es decir, no nos damos cuenta de que está ocurriendo porque mujeres y hombres hemos aprendido, desde la cultura, a veces en nuestras familias, en la escuela, en nuestras relaciones interpersonales, a través de los medios de comunicación y en la industria de la entretención, que las mujeres pueden ser subvaloradas, controladas, castigadas e incluso asesinadas.
     
    Así, las mujeres no sólo viven violencia de parte de sus parejas; también son las que más sufren el acoso sexual callejero, se les paga menos por el mismo trabajo y competencias que a un hombre; en los medios de comunicación y la publicidad se les remite a roles tradicionales o bien se les utiliza como “gancho” de venta de algún producto, por mencionar sólo algunas formas de violencia contra las mujeres.
     
    Como decíamos, la violencia contra las mujeres es una conducta social aprendida y, tal como todo lo que se aprende mal, se puede reeducar para lograr erradicar las conductas que reproducen una posición de desigualdad de la mujer en la sociedad.
     
    Si promovemos una cultura de igualdad y equidad entre hombres y mujeres en las conversaciones, al interior de nuestras casas, con nuestros compañeros y compañeras de trabajo, de estudios, con nuestros vecinos y vecinas, estaremos avanzando como país firmemente y de forma sostenible en el respeto de uno de los derechos humanos fundamentales, que es el derecho a vivir sin violencia.

Copyright © 2017 . Servicio Nacional de la Mujer | Mapa del Sitio | Gobierno de Chile | Politica de Privacidad
XHTML 1.0 Transitional | CSS 3
AVISO